Al seguir navegando, acepta la utilización de cookies o tecnologías similares que utilizamos, incluidos socios terceros para la correcta navegación de este sitio, la difusión de publicidad específica y contenido pertinente respecto a sus centros de interés así como los análisis de utilización del sitio. Con el fin de seguir mejorando la protección de sus datos personales, hemos actualizado nuestra política de confidencialidad Más información

Una mesa de jardín para cada uso

Consejos para mezclar comodidad, funcionalidad y estética

 

 

Clásica, moderna, redonda, cuadrada, grande, pequeña… Los modelos de mesas de jardín son infinitos. El mobiliario debe responder a sus expectativas, según el espacio exterior del que disponga y el ambiente que desee crear. Desde el desayuno en un balcón acogedor, hasta una comida familiar informal… Aquí encontrará información de utilidad.

Espacios pequeños

Un balcón, una terraza pequeña… El espacio es limitado, pero eso no es un motivo para pasar ganas de un aperitivo al sol. En estos casos, elija una mesa pequeña abatible. Hay mesas para 2, 4 o 6 personas, según las partes que se abran. Una mesa redonda, estilo velador, es ideal para saborear un café, compartir un momento social. La forma cuadrada es más apropiada para comidas o sesiones de trabajo. También es más funcional, porque se guarda en un rincón o en una esquina y se libera espacio en un plis plas. En cuanto a los colores, elija un tono vivo para que el espacio resulte más acogedor.

 

Espacios amplios

El jardín es espacioso y dispone de tiempo para disfrutar de un espacio dedicado a la relajación, a recibir amigos y familiares… Para conservar la naturalidad de su exterior, opte por tonos neutros: beige, taupe, grises…también tienen la ventaja de adaptarse bien a todos los estilos de jardín. En cuanto a la forma: la mesa redonda u ovalada invita a socializar; facilita el intercambio y la interrelación con los invitados. Los modelos rectangulares proponen líneas más estilizadas y permiten organizar mesas grandes. En el caso de las mesas cuadradas, es recomendable que las patas estén en los extremos porque dejan espacio para más asientos y, por tanto, son más cómodas para todos los invitados.